After a Year in a Pandemic, Here’s What’s Happening in Rochester

Share

(Versión en español disponible.)

Although the Empire State was hit hard by the COVID-19 pandemic, we’re starting to see the light at the end of the tunnel. And in the Flower City, many are hopeful that we could return to normal sooner rather than later. Although it’s imperative to remain cautious and to take preventative measures seriously, the end is in sight — even if we’re not quite there yet. Here’s the latest of what’s happening in Rochester during the ongoing coronavirus crisis.

Cases and Hospitalizations Have Dropped

Anywhere from 8,000 to 18,000 people are hospitalized for Legionnaires’ disease in the U.S. each year, but COVID-19 hospitalizations have been a much greater concern over the past 12 months. While the number of statewide deaths from COVID-19 inch toward 40,000, it does look like we’re seeing a downturn in those hospitalization rates both in Rochester and statewide. In New York State, media outlets reported in mid-March that COVID-19 hospitalizations dropped below 4,500 for the first time since December, with the number of ICU patients decreasing to 927. Overall, the state has experienced a 52% decrease in coronavirus hospitalizations since the peak that occurred in mid-January following the winter holidays.

Throughout the Western New York region, hospitalization rates equate to just .01% of the area’s population. On March 8, local media reported that Rochester’s hospitalization rates were as low as those recorded in mid-November, while the county also experienced a record for the fewest cases in a single day since November 3. At that time, Monroe County was averaging 116 new cases per day during that past week, with a seven-day rolling average positivity rate of 1.6%. As of March 13, the seven-day rolling average positivity rate had dropped to 1.5%, with 108 new cases reported. That’s certainly good news, though it’s important to note that a significant portion of new cases were young people; since these individuals are less likely to be eligible for vaccination right now and may assume that the risks of COVID-19 severity are lower for people in their teens, 20s, and 30s, this could point to new challenges in encouraging these demographics to stay vigilant in order to keep the community on the right path.

Vaccines Are More Readily Available

Although the COVID-19 vaccines are not yet available for every adult in New York State, it won’t be long before that’s likely to become a reality. President Biden has already instructed all states to make these vaccines available for all adults by May, so we may have only a few months to go before inoculation is more widespread.

For now, however, Monroe County is already making headway. Despite the initially slow rollout, one-quarter of residents throughout the county have already been vaccinated. Although only 21.7% of New Yorkers have received the vaccine statewide and limited supply remains a problem, Governor Cuomo has expressed that the state has made a lot of progress in a short period of time. Now that Gov. Cuomo has now expanded the vaccine eligibility to those aged 60 and over — a population that’s set to double worldwide between 2015 and 2050 — there’s hope that even more Rochester residents will have a chance to receive the protection they need. As more pop-up and mass vaccination sites are being established throughout the Rochester area, the city is taking steps to bridge the gap and help residents secure appointments and transportation to these sites. Although we have a long way to go, it’s encouraging that appointments are being snatched up quickly and that outreach is being performed to encourage minority communities — who have been found to have a higher risk of COVID-19 complications — to get vaccinated when they’re able.

Events Given the Go-Ahead

Although the financial consequences of the pandemic are still being felt by residents all across the city and state, there’s good news for artists, engaged couples, and venues: in-person receptions and events probably won’t be outright canceled this spring and summer. Although nine out of 10 services held today have loved ones who are unable to attend, virtual festivals and weddings might soon become a thing of the past.

Just this week, Governor Cuomo announced that wedding receptions and catered events can now resume across the state, with venues restricted to 50% capacity and with no more than 150 attendees per event. Attendees must also provide proof of a negative COVID-19 test or proof of vaccination prior to the event, while sign-ins must be required to assist in potential contact tracing.

As for arts and entertainment, there’s good news there, too. As of April 2, these venues can reopen at 33% capacity, with limits of up to 100 people indoors and up to 200 outdoors. Should the venue require testing for entry, they’re allowed up to 150 people inside and up to 500 outdoors. Face coverings and social distancing will still be required. At a time when the city is gearing up for a number of possible festivals and events that typically draw big crowds, the new restrictions are encouraging — though many organizations will have to hustle in order to get their ducks in a row (and prepare to change their plans if case rates rise once more).

Admittedly, we’re not out of the woods yet. With around 100 new cases of COVID-19 being confirmed in Rochester each day, we still have a lot of work to do. But with more vaccine availability and continued preventative methods, we could be well on our way to a return to normalcy in Rochester.

Tras un año de pandemia, esto es lo que está ocurriendo en Rochester

Aunque el Empire State se vio muy afectado por la pandemia de COVID-19, estamos empezando a ver la luz al final del túnel. Y en la Ciudad de las Flores, muchos tienen la esperanza de que podamos volver a la normalidad más pronto que tarde. Aunque es imprescindible mantener la cautela y tomarse en serio las medidas preventivas, el final está a la vista, aunque todavía no hayamos llegado a él. He aquí lo más reciente de lo que está ocurriendo en Rochester durante la actual crisis del coronavirus.

Los casos y las hospitalizaciones han disminuido

Cada año, entre 8,000 y 18,000 personas son hospitalizadas por legionelosis en los Estados Unidos, pero las hospitalizaciones por COVID-19 han sido una preocupación mucho mayor en los últimos 12 meses.

Aunque el número de muertes por COVID-19 en todo el estado se acerca a las 40,000 personas, parece que estamos viendo un descenso en las tasas de hospitalización tanto en Rochester como en todo el estado. En el estado de Nueva York, los medios de comunicación informaron a mediados de marzo de que las hospitalizaciones por COVID-19 cayeron por debajo de 4,500 por primera vez desde diciembre, y el número de pacientes en la unidad de cuidados intensivos disminuyó a 927. En general, el estado ha experimentado un descenso del 52% en las hospitalizaciones por coronavirus desde el pico que se produjo a mediados de enero tras las vacaciones de invierno.

En toda la región del oeste de Nueva York, las tasas de hospitalización equivalen a sólo el 0.01% de la población de la zona. El 8 de marzo, los medios de comunicación locales informaron de que las tasas de hospitalización de Rochester eran tan bajas como las registradas a mediados de noviembre, mientras que el condado también experimentó el récord de menor número de casos en un solo día desde el 3 de noviembre. En ese momento, el condado de Monroe registraba una media de 116 nuevos casos al día durante esa última semana, con una tasa de positividad media de siete días del 1.6%. A partir del 13 de marzo, la tasa de positividad media de siete días se ha reducido al 1.5%, con 108 nuevos casos notificados. Esto es ciertamente una buena noticia, aunque es importante tener en cuenta que una parte significativa de los nuevos casos eran jóvenes; dado que estas personas tienen menos probabilidades de ser elegibles para la vacunación en este momento y pueden asumir que los riesgos de la gravedad del COVID-19 son menores para las personas en su adolescencia, 20 y 30 años, esto podría apuntar a nuevos desafíos para alentar a estos grupos demográficos a mantenerse vigilantes con el fin de mantener a la comunidad en el camino correcto.

Las vacunas son más fáciles de conseguir

Aunque las vacunas COVID-19 aún no están disponibles para todos los adultos del estado de Nueva York, no pasará mucho tiempo antes de que eso sea una realidad. El presidente Biden ya ha dado instrucciones a todos los estados para que estas vacunas estén disponibles para todos los adultos antes de mayo, por lo que es posible que sólo falten unos meses para que la inoculación esté más extendida.

Por ahora, sin embargo, el condado de Monroe ya está avanzando. A pesar de la lentitud inicial del despliegue, una cuarta parte de los residentes de todo el condado ya han sido vacunados. Aunque sólo el 21.7% de los neoyorquinos han recibido la vacuna en todo el estado y el suministro limitado sigue siendo un problema, el gobernador Cuomo ha expresado que el estado ha hecho muchos progresos en un corto período de tiempo. Ahora que el gobernador Cuomo ha ampliado la elegibilidad de la vacuna a las personas de 60 años o más -una población que se duplicará en todo el mundo entre 2015 y 2050- existe la esperanza de que incluso más residentes de Rochester tengan la oportunidad de recibir la protección que necesitan. A medida que se van estableciendo más centros de vacunación masiva y emergentes en toda la zona de Rochester, la ciudad está tomando medidas para salvar la brecha y ayudar a los residentes a conseguir citas y transporte a estos centros. Aunque nos queda un largo camino por recorrer, es alentador que las citas se estén consiguiendo rápidamente y que se esté llevando a cabo una labor de divulgación para animar a las comunidades minoritarias -que se ha descubierto que tienen un mayor riesgo de sufrir complicaciones por el COVID-19- a que se vacunen cuando puedan.

Se autoriza la celebración de eventos

Aunque las consecuencias económicas de la pandemia siguen afectando a los residentes de toda la ciudad y el estado, hay buenas noticias para los artistas, las parejas de novios y los locales: es probable que las recepciones y los eventos en persona no se cancelen del todo esta primavera y verano. Aunque nueve de cada diez servicios que se celebran hoy en día tienen seres queridos que no pueden asistir, las fiestas y bodas virtuales podrían ser pronto cosa del pasado.

Esta misma semana, el gobernador Cuomo ha anunciado que ya se pueden reanudar los banquetes de boda y los eventos con servicio de catering en todo el estado, con lugares restringidos al 50% de su capacidad y con no más de 150 asistentes por evento. Los asistentes también deben proporcionar una prueba de una prueba de COVID-19 negativa o una prueba de vacunación antes del evento, mientras que se debe requerir el registro para ayudar en el rastreo de posibles contactos.

En cuanto a las artes y el entretenimiento, también hay buenas noticias. A partir del 2 de abril, estos locales pueden reabrir al 33% de su capacidad, con límites de hasta 100 personas en el interior y hasta 200 en el exterior. En caso de que el local requiera pruebas para entrar, se les permite hasta 150 personas en el interior y hasta 500 en el exterior. Seguirá siendo necesario cubrirse la cara y mantener la distancia social. En un momento en que la ciudad se está preparando para una serie de posibles festivales y eventos que suelen atraer a grandes multitudes, las nuevas restricciones son alentadoras, aunque muchas organizaciones tendrán que apresurarse para ponerse en marcha (y prepararse para cambiar sus planes si los índices de casos vuelven a aumentar).

Hay que reconocer que aún no estamos fuera de peligro. Con unos 100 nuevos casos de COVID-19 confirmados en Rochester cada día, todavía tenemos mucho trabajo que hacer. Pero con una mayor disponibilidad de vacunas y métodos preventivos continuados, podríamos estar en camino de volver a la normalidad en Rochester.