Search
Tuesday 28 September 2021
  • :
  • :

Daniel’s Law Would Send a Mental Health Responder to a Person in Crisis 

Share
Joe Prude speaks at an online news conference Feb. 4, 2021 about introduction of Daniel’s Law, named after his brother. Photo by Patti Singer/Minority Reporter Media Group from Zoom video conference

Joe Prude speaks at an online news conference Feb. 4, 2021 about introduction of Daniel’s Law, named after his brother. Photo by Patti Singer/Minority Reporter Media Group from Zoom video conference

By: Patti Singer

pattisinger@minorityreporter.net

Under a proposed state law championed by the Rochester delegation, a mental health professional would first to respond to a person in crisis.

Daniel’s Law was introduced Feb. 3 by Assemblyman Harry Bronson and Senator Samra Brouk to ensure that a 911 call for someone in a mental health or substance abuse results in the appropriately qualified professionals being dispatched through 911 or perhaps even a new number dedicated for behavioral health calls.

The law is named for Daniel Prude, who died last March while in police custody after his brother called 911 out of fear for his well-being.

“This law would have a good chance of preventing what happened to Daniel Prude,” Bronson said during an online news conference Feb. 4 to announce the bill.

Advocates Ashley Gantt and Stanley Martin of Free the People Roc, mental health advocate Melanie Funchess and Joe Prude joined Bronson, Brouk and other members of the Rochester delegation.

“Mental illness is not a crime and it shouldn’t be treated that way,” Joe Prude said. “With the passage of this legislation, I know that people will now get proper and appropriate treatment to get their lives back on track.”

The supporters underscored the need for such legislation after the Jan. 29 incident in which Rochester police officers responded to a call about a stolen car and then encountered a 9-year-old in distress. Officers ultimately placed her in handcuffs and used pepper spray when she did not comply with instructions to get fully into a patrol car.

“Our current system for supporting community members in crisis is broken …,” Brouk said.

No timeline was given for the journey of Daniel’s Law through the state legislature.

As submitted, the bill would change state public health law in order to establish a “state mental health response council, regional mental health response councils and mental health response units; to amend the county law, in relation to incorporation of recommendations by the New York state mental health response council for public safety answering points; and to amend the mental hygiene law, in relation to powers of certain peace officers and police officers handling mental health emergencies …”

The stated purposes are: to ensure a public health response to anyone in a mental health or substance abuse crisis; deescalate a situation and avoid use of force whenever possible; ensure the most appropriate treatment;maximize voluntary treatment; minimize the number of people in a crisis; minimize the number of people who experience physical harm or trauma while in a crisis; and provide culturally competent care.

The statewide council will set the overall protocol, but it will be left to each region to determine how best to meet the objectives.

Even though the proposal is 26 pages and provides some details, legislation gets hashed out as it goes through the process.

“If there is a valid concern, if there is a suggested tweak, we’re going to do our best to listen to all of that and come up with a product in the final passage of the legislation, that is going to work and be effective.”

Rochester and the Monroe County Sheriff’s Office have been deploying a mental health response to some calls, but that has been is in conjunction with law enforcement. Rochester recently launched a pilot program for a Person in Crisis Team of social workers or mental health professionals.

Under the pilot, the team responds only to three types of calls where no crime has been committed, there is no violence and there is no active suicide attempt.  Under current pilot protocols, the PIC team was not eligible to be called when police encountered the distressed child.

Each police department in the county has pledged to train all its road officers in crisis intervention.

Daniel’s Law would call for mental health response councils at the state and local level. Bronson said funding would come from the Office of Mental Health and from re allocating public safety money.

Bronson said he hoped the councils would not become bureaucracies but would be frameworks for “transformative change.”

Gantt said the bill was not created on idealistic fantasies but is based on the experiences of mental health professionals and the people who live with mental health challenges.

“We know there is a better way,” she said, calling Daniel’s Law “the first step for a much needed change in mental health crisis response. (It) promotes a system that works towards decriminalizing and mental health crisis issues. When these calls are made, what is needed first and foremost is care and support.”

The incident with the child on Jan. 29 led another advocacy group to call for a city or county law against handcuffing or using pepper spray on children.

Community Justice Initiative on Feb. 2 called for passage of Nailah’s Law, named after a 10-year-old who in 2020 was placed in handcuffs when the car in which she was a passenger was stopped on Route 104.

Diallo Payne of CJI said Nailah’s Law is in its formative stages. He said the intent was for a local ordinance that could be enacted quicker than something on the state level. He said a local law also could serve as an example for other jurisdictions.

La Ley de Daniel propone enviar a un profesional de la salud mental a una persona en crisis 

Bajo una propuesta de ley estatal defendida por la delegación de Rochester, un profesional de la salud mental sería el primero en responder a una persona en crisis.

La Ley de Daniel fue presentada el 3 de febrero por el asambleísta Harry Bronson y la senadora Samra Brouk para garantizar que una llamada al 911 para alguien con problemas de salud mental o de abuso de sustancias dé lugar a que se envíen profesionales debidamente cualificados a través del 911 o incluso a un nuevo número dedicado a las llamadas de salud mental.

La ley lleva el nombre de Daniel Prude, que murió el pasado marzo mientras estaba bajo custodia policial después de que su hermano llamara al 911 temiendo por su bienestar.

“Esta ley tendría una buena oportunidad de prevenir lo que le ocurrió a Daniel Prude”, dijo Bronson durante una conferencia de prensa en línea el 4 de febrero para anunciar el proyecto de ley.

Los defensores Ashley Gantt y Stanley Martin de Free the People Roc, la defensora de la salud mental Melanie Funchess y Joe Prude se unieron a Bronson, Brouk y otros miembros de la delegación de Rochester.

“La enfermedad mental no es un delito y no debería tratarse así”, dijo Joe Prude. “Con la aprobación de esta legislación, sé que las personas recibirán ahora un tratamiento adecuado y apropiado para recuperar sus vidas”.

Los partidarios recalcaron la necesidad de esta legislación tras el incidente del 29 de enero en el que los agentes de policía de Rochester respondieron a una llamada sobre un coche robado y luego se encontraron con una niña de 9 años en apuros. Los agentes acabaron colocándole las esposas y utilizando spray de pimienta cuando no cumplió las instrucciones de meterse de lleno en un coche patrulla.

“Nuestro sistema actual de apoyo a los miembros de la comunidad en crisis está roto…”, dijo Brouk.

No se dio ningún plazo para el recorrido de la Ley de Daniel por la legislatura estatal.

Tal y como se ha presentado, el proyecto de ley modificaría la ley estatal de salud pública para establecer un “consejo estatal de respuesta a la salud mental, consejos regionales de respuesta a la salud mental y unidades de respuesta a la salud mental; para modificar la ley del condado, en relación con la incorporación de las recomendaciones del consejo de respuesta a la salud mental del estado de Nueva York para los puntos de respuesta a la seguridad pública; y para modificar la ley de higiene mental, en relación con las facultades de ciertos agentes de paz y policías que se ocupan de las emergencias de salud mental…”

Los propósitos declarados son: asegurar una respuesta de salud pública a cualquier persona en una crisis de salud mental o de abuso de sustancias,reducir la intensidad de la situación y evitar el uso de la fuerza siempre que sea posible, garantizar el tratamiento más adecuado,maximizar el tratamiento voluntario, minimizar el número de personas en crisis, reducir al mínimo el número de personas que sufren daños físicos o traumas durante una crisis; y proporcionar una atención culturalmente competente.

El consejo estatal establecerá el protocolo general, pero se dejará que cada región determine la mejor manera de cumplir los objetivos.

Aunque la propuesta tiene 26 páginas y ofrece algunos detalles, la legislación se va fragmentando a medida que avanza el proceso.

“Si hay una preocupación válida, si hay un ajuste sugerido, vamos a hacer todo lo posible para escuchar todo eso y llegar a un producto en la aprobación final de la legislación, que va a trabajar y ser eficaz”.

Rochester y la Oficina del Sheriff del Condado de Monroe han sido el despliegue de una respuesta de salud mental a algunas llamadas, pero que ha sido es en conjunto con la aplicación de la ley. Recientemente, Rochester ha puesto en marcha un programa piloto de un Equipo de Personas en Crisis(PIC por sus siglas en inglés) formado por trabajadores sociales o profesionales de la salud mental. En el marco del programa piloto, el equipo sólo responde a tres tipos de llamadas en las que no se ha cometido ningún delito, no hay violencia y no hay un intento de suicidio activo.

Con los protocolos piloto actuales, el equipo PIC no podía ser llamado cuando la policía se encontraba lidiando con una niña angustiada.

Cada departamento de policía del condado se ha comprometido a educar a todos sus agentes de carretera en intervención en crisis.

La Ley de Daniel exigiría la creación de consejos de respuesta de salud mental a nivel estatal y local.

Bronson dijo que la financiación vendría de la Oficina de Salud Mental y de la reasignación de dinero de seguridad pública. Bronson dijo que esperaba que los consejos no se convirtieran en burocracias, sino que fueran marcos para un “cambio transformador”.

Gantt dijo que el proyecto de ley no fue creado sobre fantasías idealistas, sino que se basa en las experiencias de los profesionales de la salud mental y de las personas que viven con problemas de salud mental.

“Sabemos que hay una forma mejor”, dijo, y calificó la Ley de Daniel como “el primer paso para un cambio muy necesario en la respuesta a las crisis de salud mental. Promueve un sistema que trabaja para descriminalizar los problemas de crisis de salud mental. Cuando se producen estas llamadas, lo que se necesita ante todo es atención y apoyo”.

El incidente con la niña el 29 de enero llevó a otro grupo de defensa a pedir una ley de la ciudad o del condado contra el uso de las esposas o el uso de gas pimienta en los niños.

Community Justice Initiative (CJI por sus siglas en inglés) pidió el 2 de febrero la aprobación de la Ley de Nailah, que lleva el nombre de una niña de 10 años que en 2020 fue esposada cuando el coche en el que iba como pasajera fue detenido en la Ruta 104.

Diallo Payne, del CJI, dijo que la Ley de Nailah está en su fase de formación. Dijo que la intención era para una ordenanza local que podría ser promulgada más rápido que algo a nivel estatal. Dijo que una ley local también podría servir de ejemplo para otras jurisdicciones.