La resistencia a la insulina está relacionada con un mayor riesgo de depresión clínica

Share

By Martin M Barillas

La resistencia a la insulina, la obesidad y la hipertensión pueden aumentar el riesgo de padecer un trastorno depresivo mayor, según un nuevo estudio.

“Si tienes resistencia a la insulina, tu riesgo de desarrollar trastorno depresivo mayor es el doble que el de alguien que no la tiene, incluso si nunca antes has experimentado depresión”, dijo Natalie Rasgon, profesora de la Universidad de Stanford y coautora del estudio.

La resistencia a la insulina, a menudo un precursor de la diabetes tipo 2, ocurre cuando el cuerpo pierde su capacidad para responder a la insulina liberada por el páncreas. Esto difiere de la diabetes tipo 1, en la que el páncreas segrega cantidades insuficientes de insulina.

Aproximadamente uno de cada cinco estadounidenses presenta síntomas de trastorno depresivo mayor, también conocido como depresión mayor o depresión clínica, durante su vida. Los síntomas incluyen desesperación, dificultad para dormir y aletargamiento. Los factores que contribuyen a este trastorno, como el dolor o el trauma infantil, no pueden prevenirse, pero la resistencia a la insulina puede prevenirse y tratarse.

Aproximadamente uno de cada cinco estadounidenses presenta síntomas de trastorno depresivo mayor, como dificultad para dormir. (Kinga Cichewicz/Unsplash)

Los autores del nuevo estudio publicado en el American Journal of Psychiatry reconocieron “retos significativos para predecir nuevos casos de depresión mayor y diseñar estrategias para prevenir el trastorno”. Realizaron el estudio como un “primer paso importante para … identificar los factores de riesgo” de la depresión mayor.

Cada vez se acumulan más pruebas que vinculan la resistencia a la insulina con el trastorno. Por ejemplo, los estudios en animales con resistencia a la insulina mostraron un mayor riesgo de comportamiento depresivo y otros síntomas como la neuroinflamación. “Además, los estudios muestran que el tratamiento para la resistencia a la insulina en animales puede revertir los comportamientos que asemejan a la depresión”, dijeron los autores en el estudio.

Alrededor del 40 por ciento de los pacientes con trastornos del estado de ánimo padecen resistencia a la insulina, según Rasgon.

El equipo utilizó datos del Estudio de Depresión y Ansiedad de los Países Bajos. Este es un estudio longitudinal que comenzó en 2008 y monitorea a más de tres mil participantes.

“[El estudio] presenta una oportunidad única para abordar la cuestión de la resistencia a la insulina y la incidencia del trastorno depresivo mayor porque se encuentra entre los pocos estudios que han evaluado ampliamente los factores de riesgo conductuales y psicosociales, la función metabólica y la incidencia de depresión mayor en un diseño longitudinal”, dijeron los investigadores.

El estudio de Stanford seleccionó a 601 personas del estudio de los Países Bajos que, al momento de la inscripción, no habían sido diagnosticadas con depresión o ansiedad. Los científicos se enfocaron en indicadores de resistencia a la insulina, como los niveles de triglicéridos y lipoproteínas de alta densidad, o colesterol “bueno”.

“Esta medida se ha convertido en el estándar de oro para determinar la resistencia a la insulina y se utiliza a menudo en un contexto clínico”, dijeron los autores. También observaron otras medidas metabólicas, como los niveles de glucosa y la circunferencia de la cintura, y encontraron que estaban relacionadas con la depresión mayor.

Las mediciones de la proporción de triglicéridos respecto a lipoproteínas de alta densidad, o colesterol “bueno”, se consideran el estándar de oro para determinar la resistencia a la insulina en un paciente. (Thomas Lohnes/Getty Images)

Condición silenciosa pero mortal

Al analizar los datos, los investigadores encontraron que incluso un aumento moderado en la resistencia a la insulina estaba ligado a un incremento del 89 por ciento en la tasa de nuevos casos de depresión clínica.

Los sujetos que experimentaron un aumento de más de cinco centímetros en la cintura presentaron una tasa de depresión aproximadamente de 11 por ciento más alta. Además, los científicos asociaron un ligero aumento de la glucosa plasmática en la sangre en ayunas con un incremento de 37 por ciento en la tasa de depresión.

Para registrar la aparición de la resistencia a la insulina, el equipo se centró en aproximadamente 400 sujetos que nunca habían experimentado una depresión mayor ni mostraban ningún signo de resistencia a la insulina al inicio del estudio. Casi una cuarta parte de estos sujetos desarrollaron resistencia a la insulina durante los primeros dos años del estudio.

Una nueva investigación sugiere que los pacientes que reciben tratamiento por obesidad deben ser monitoreados para detectar síntomas de depresión clínica. (I. Yunmai/Unsplash)

Aquellos que desarrollaron prediabetes dentro de los primeros dos años tenían 2.66 veces más riesgo de padecer trastorno depresivo mayor al final de los nueve años, en comparación con aquellos que tenían resultados normales de la prueba de glucosa en ayunas en el chequeo de los dos años.

Los investigadores concluyeron que la resistencia a la insulina es un factor de riesgo importante no solo para la diabetes tipo 2, sino también para la depresión. Rasgon sugirió que los profesionales médicos deben considerar el estado metabólico de los pacientes diagnosticados con trastorno de depresivo mayor y el estado de ánimo de los pacientes tratados por obesidad e hipertensión.

“Para prevenir la depresión, los médicos deben revisar la sensibilidad a la insulina de sus pacientes. Estas pruebas están disponibles en laboratorios de todo el mundo y no son caras. Al final, podemos mitigar el desarrollo de enfermedades debilitantes de por vida”, dijo.

Traducción de Yerem Mújica; editado por Yerem Mújica y Melanie Slone



The post La resistencia a la insulina está relacionada con un mayor riesgo de depresión clínica appeared first on Zenger News.