¿Su sándwich de atún es malo para el medio ambiente?

Share

atún(StatePoint) En los Estados Unidos se consume más atún enlatado que en cualquier otro país del mundo. Desafortunadamente, la gran mayoría del atún que se vende en el mercado estadounidense no cumple con las normas fundamentales de sostenibilidad, de acuerdo con la guía de compras de Greenpeace 2015 sobre atún enlatado, la primera clasificación que se ha hecho jamás en los EE.UU. del atún enlatado.

La clasificación revisó 14 marcas bien conocidas de etiquetas nacionales y marca propia a nivel de los EE.UU. a fin de evaluar sus políticas y prácticas de abastecimiento, lo que incluyó ver si el  método de pesca empleado para capturar su atún perjudica a otras especies marinas, si evitan el corte de aletas de tiburón y si pueden hacer el rastreo de sus productos de vuelta al mar. Además, examinó qué tan equitativas y socialmente responsables son las marcas.

La clasificación llegó a la conclusión de que la mayoría de las marcas no tienen en vigor las medidas adecuadas para abordar las cuestiones de sostenibilidad, bienestar humano y asuntos laborales.

“Los consumidores deben saber que muchas marcas de atún enlatado están contribuyendo a la destrucción del océano a un ritmo alarmante”, dice el Responsable de Mercados de Productos Marinos de Greenpeace, Graham Forbes. “Sin embargo, el lado bueno aquí es que otras empresas están haciéndose presentes para proporcionar a sus clientes opciones seguras para  el océano”.

Así que, ¿cómo ser un comprador de supermercado mejor informado? Aquí hay algunas sugerencias para asegurarse de que su atún es sostenible:

• Piense más allá de la etiqueta. “Seguro para los delfines” no significa necesariamente que sea seguro para el océano. Las tortugas, los tiburones y otras especies vulnerables de vida en el océano son daños colaterales en las pesquerías de atún que abastecen al mercado de los EE.UU.

Para averiguar cómo se compara su marca favorita, cómo descodificar el etiquetado en sus latas de atún o para firmar una petición pidiendo que las marcas cambien sus prácticas, visite www.greenpeace.org/ usa/tunaguide.

• La demanda del consumidor puede marcar la diferencia. Hable con su vendedor local de comestibles sobre la posibilidad de ocupar sus estantes con marcas que tengan un enfoque integral hacia los productos sustentables y equitativos.

Es probable que usted no baje los ojos hacia su almuerzo muy a menudo  y se pregunte qué tuvo que pasar para que llegara hasta su plato. Pero sus elecciones como consumidor tienen un impacto tanto en el medio ambiente como en la mano de obra involucrada en la producción. Al convertirse en un consumidor más informado, puede asegurarse de que su cocina sea más amigable para los dos.

_______________

Is Your Tuna Sandwich Bad for the Environment?

(StatePoint) More canned tuna is consumed in the United States than in any other country in the world. Unfortunately, the vast majority of tuna sold in the American market fails to meet fundamental sustainability standards, according to Greenpeace’s 2015 Canned Tuna shopping guide, their first-ever US canned tuna ranking.

The ranking looked at 14 well-known US national and private label supermarket brands to evaluate their sourcing policies and practices — including whether the fishing method used to catch their tuna harms other marine life, whether they avoid shark finning, and whether they can trace their products back to the sea.  In addition, it examined how equitable and socially responsible are the brands.

The ranking concluded that most brands do not have adequate measures in place to address sustainability and human welfare and labor issues.

“Consumers should know that many canned tuna brands are contributing to ocean destruction at an alarming rate,” says Greenpeace Seafood Markets Lead Graham Forbes. “However, the silver lining here is that other companies are stepping up to provide ocean safe options for their customers.”

So how can you become a savvier grocery store shopper? Here are a few tips to ensure your tuna is sustainable:

• Think beyond the label. “Dolphin safe” does not necessarily mean ocean safe. Turtles, sharks and other vulnerable ocean life are collateral damage in tuna fisheries that supply the US market.

To find out how your favorite brand measures up, how to decode the labeling on your cans of tuna, or to sign a petition asking brands to change their practices, visit www.greenpeace.org/usa/tunaguide.

• Consumer demand can make a difference. Talk to your local grocer about stocking shelves with brands that have a comprehensive approach to sustainable and equitable products.

You may not often look down at your lunch and wonder what had to happen for it to get to your plate. But your consumer choices do have an impact on both the environment and the workforce involved in production. By becoming a more informed consumer, you can ensure your kitchen is friendlier to both.
—-
PHOTO SOURCE: (c) Paul Hilton – Greenpeace
PHOTO CAPTION: