Test Negative for COVID-19? Keep That Mask On

Share

surgical maskTest Negative for COVID-19? Keep That Mask On

By: Patti Singer

pattisinger@miniorityreporter.net

(Versión en español abajo.)

More than 1,000 people a day in Monroe County are being tested for COVID-19.

Are you among them?

If so, do you know what your result really means?

In the weeks since the state opened testing for anyone regardless of their occupation, the term false negative – once uttered only by public health experts – has entered the conversation.

While it has a scientific definition in relation to any illness, what it means in the age of COVID is keep your mask on, keeping washing your hands, and keep six feet apart.

Dr. Michael Mendoza held an online news conference July 23 to address confusion over testing – why it can take from hours to days for results to come back, and what those results are saying.

“Tests aren’t perfect,” he said. “When you have a negative test result, that doesn’t necessarily mean you don’t have the condition.”

A false negative is when a test comes back negative, but the person ends up with the illness.

“The implication of a false negative result is that the person who is taking the test may derive a false sense of security and with that false sense of security, they may be inclined to relax on precautions,” Mendoza said. “The safety of this community rests upon everybody taking precautions.”

Mendoza said that of people tested on the first day of symptoms, 38% may have a negative result.

The false negative may have to do with when you get tested. He said the test is most accurate eight days after a person has been infected. But with some people not showing any symptoms, it’s hard to know if or when you’ve been exposed.

“Please do not be falsely reassured if you have a negative test result,” he said.

He said that negative test results are not permission to schedule playdates or to visit others, particularly older people and those who may be at higher risk for complications.

He said recent spikes in the numbers of women in their 20s who tested positive are likely from them having traveled or being in gatherings. On four days so far in July, the county reported between 10 and 16 women in that age group testing positive.

Mendoza said false positives also can be confusing. A positive test doesn’t mean a person is infectious that day, particularly if they don’t have symptoms. He said a test can come back positive weeks after the person has cleared the infection.

As for who should be tested, “If you have symptoms, we definitely want you to get tested,” he said. “If you work in a profession where you are at risk of exposing other people, we want you to get tested. Anybody outside of those, it’s fine to get tested.”

As for how often to get tested, Mendoza said weekly tests for people in high-risk situations is sufficient.  He said a current shortage of the chemicals needed to process the test is causing delays in getting results. Tests performed at hospitals and on people who are about to undergo a procedure will be processed faster than those at community sites. He said the average time for results is two to three days.

The county tracks the number of tests by taking a three-day rolling average. As of July 22, that average was 1,276 per day. The state determines reopening status based on minimum number of tests, and Monroe County has met or exceeded that standard.

Since testing started, 99,436 tests have been performed. Some individuals have had multiple tests.

As for the burden of illness, the county is posting data on race and ethnicity every two weeks. As of July 15, the age-adjusted rate of cases among Blacks was 1,408 per 100,000 population. The hospitalization rate was 307 per 100,000 and the death rate was 63.4 per 100,000.

The rate of cases among Latinos was 892 per 100,000, the hospitalization were 204 per 100,000 and the deaths were 64 per 100,000.

By comparison, the case rates for Whites was 351 per 100,000, hospitalizations were 61 per 100,000 and deaths were 27 per 100,000.

 

¿Le dio negativa la prueba de COVID-19? Manténgase con la máscara puesta.

Por:Patti Singer

pattisinger@miniorityreporter.net

Más de 1,000 personas al día en el condado de Monroe están siendo examinadas por COVID-19.

¿Está usted entre ellos?

Si es así, ¿sabe lo que su resultado significa realmente?

En las semanas próximas desde que el estado dio acceso a las pruebas para cualquier persona, independientemente de su ocupación, el término falso negativo – una vez pronunciado sólo por expertos en salud pública – ha entrado en la conversación.

Aunque tiene una definición científica en relación con cualquier enfermedad, lo que significa en la era de COVID es mantenerse con la máscara puesta, seguir lavándose las manos y mantener una distancia de seis pies.

El Dr. Michael Mendoza dio una conferencia de prensa en línea el 23 de julio para abordar la confusión sobre las pruebas – por qué puede tomar de horas a días para tener los resultados, y lo que esos resultados están diciendo.

“Las pruebas no son perfectas”, dijo. “Cuando el resultado de una prueba es negativo, eso no significa necesariamente que no tengas la enfermedad”.

Un falso negativo es cuando una prueba sale negativa, pero la persona termina con la enfermedad.

“La implicación de un resultado de falso negativo es que la persona que se hace la prueba puede derivar una falsa sensación de seguridad y con esa falsa sensación de seguridad, puede inclinarse a relajarse en las precauciones”, dijo Mendoza. “La seguridad de esta comunidad depende de que todos tomen precauciones”.

Mendoza dijo que, de las personas examinadas en el primer día de síntomas, el 38% puede tener un resultado negativo.

El falso negativo puede tener que ver con el momento en que se hace la prueba. Dijo que la prueba es más precisa ocho días después de que una persona se haya infectado. Pero con algunas personas que no muestran ningún síntoma, es difícil saber si o cuando ha estado expuesto.

“Por favor, no se tranquilice tan fácilmente si el resultado de la prueba es negativo”, dijo.

Dijo que los resultados negativos de las pruebas no son un permiso para programar días de juego o para visitar a otros, particularmente a las personas mayores y a aquellos que pueden estar en mayor riesgo de complicaciones.

Dijo que los recientes aumentos en el número de mujeres de 20 años que dieron positivo probablemente se deban a que viajaron o estuvieron en reuniones. En lo que va del mes de julio, el condado informó de que entre 10 y 16 mujeres de ese grupo de edad dieron positivo.

Mendoza dijo que los falsos positivos también pueden ser confusos. Un resultado positivo no significa que una persona sea infecciosa ese día, particularmente si no tiene síntomas. Dijo que una prueba puede dar positivo semanas después de que la persona haya eliminado la infección.

En cuanto a quién debe hacerse la prueba, “Si tiene síntomas, definitivamente queremos que se haga la prueba”, dijo. “Si trabaja en una profesión en la que corre el riesgo de exponer a otras personas, queremos que se haga la prueba”. Y cualquiera fuera de eso, está bien que se haga la prueba”.

En cuanto a la frecuencia de las pruebas, Mendoza dijo que las pruebas semanales para personas en situaciones de alto riesgo son suficientes.  Dijo que la actual escasez de los productos químicos necesarios para procesar la prueba está causando retrasos en la obtención de resultados. Las pruebas realizadas en hospitales y en personas que están a punto de someterse a un procedimiento se procesarán más rápidamente que las de los sitios de la comunidad. Dijo que el tiempo promedio para los resultados es de dos a tres días.

El condado rastrea el número de pruebas tomando un promedio de tres días. Al 22 de julio, ese promedio era de 1,276 por día. El estado determina el nivel de reapertura basado en el número mínimo de pruebas, y el condado de Monroe ha cumplido o excedido ese estándar.

Desde que comenzaron las pruebas, se han realizado 99,436 pruebas. Algunos individuos han tenido múltiples pruebas.

En cuanto a la carga de la enfermedad, el condado publica datos sobre la raza y el origen étnico cada dos semanas. Al 15 de julio, la tasa de casos ajustada por edad entre los afroamericanos era de 1,408 por cada 100,000 habitantes. La tasa de hospitalización fue de 307 por cada 100,000 y la tasa de mortalidad fue de 63.4 por cada 100,000.

La tasa de casos entre los latinos fue de 892 por 100.000, la hospitalización fue de 204 por 100.000 y las muertes fueron de 64 por 100.000.

En comparación, la tasa de casos entre los blancos fue de 351 por 100,000; las hospitalizaciones fueron 61 por 100,000 y las muertes fueron 27 por 100,000.